¿Cómo podemos ayudar a los niños con las transiciones?

Conducta agresiva en los niños

Conducta agresiva en los niños

La transición es la acción y efecto de pasar de un estado a otro. Esto quiere decir, por ejemplo, cambiar de ubicación: pasar de la cocina a la habitación, o de actividad: estar viendo televisión y luego ir a cepillarse los dientes. Muchos niños pequeños tienen dificultades con las transiciones y estas son desencadenantes de diferentes comportamientos como berrinches, pataletas, entre otros.

Por lo anterior, el portal web Child Mind nos comparte algunas herramientas para ayudar a los niños con las transiciones.

Como siempre lo hemos mencionado, cada niño es único y los procesos de enseñanza requieren disposición, paciencia y tiempo por parte de los padres. Por eso, para ayudar a los niños a que les sean más fácil las transiciones, y ser capaces de comportarse mejor, debemos identificar que funciona mejor y experimentar un poco con todas las herramientas que les compartimos a continuación. Chidl Mind nos aclara que:

Conducta agresiva en los niños
“Estas herramientas son útiles para ayudar a los niños de todos los tipos con transiciones. Pero para los niños con TDAH, ansiedad, autismo o procesamiento sensorial, este tipo de andamiaje es particularmente crucial y puede hacer la diferencia entre un día bueno y otro malo. Durante un período de tiempo puede ayudar a allanar el camino para el éxito.”
  1. Crear rutinas: Si un niño “no quiere hacer transición porque le gusta la consistencia, la rutina y la estructura”, dice Michael Rosenthal , un neuropsicólogo clínico, “empieza por construir consistencia, rutina y estructura en el proceso de transición”.

Para las transiciones que suceden todos los días, como apagar el teléfono para ir a la cama, las rutinas consistentes pueden tener grandes beneficios. Una rutina para acostarse, por ejemplo, puede parecer algo para los bebés, pero tener una estructura predecible establecida puede ser tranquilizante y útil incluso para los niños mayores (¡y los adultos!). 

  1. Aviso y cuenta regresiva: Junto con las rutinas, el aviso y la cuenta regresiva son la clave. Por la mañana, puedes establecer cómo será el día. El Dr. Rosenthal sugiere hacer un juego de roles en el cual practicas el pasar de una actividad a otra actividad para “comprometerlos en el proceso”.

Luego, antes de cada transición, delimita un tiempo y una descripción de lo que sucederá junto con las cuentas regresivas (en 20 minutos, luego 10 y luego 5 será el momento de terminar el desayuno e irnos a la escuela). Esto “les permite prepararse emocionalmente para un evento”, explica el Dr. Rosenthal. 

  1. Poner música: Para los niños más pequeños en particular, las canciones pueden ser herramientas especialmente eficaces para ayudar a implementar rutinas y facilitar las transiciones. La canción “A guardar a guardar cada cosa en su lugar” se puede escuchar en los preescolares por una buena razón, pero hay innumerables otras canciones que se pueden encontrar (¡también las puedes crear!) para adaptarlas a una variedad de situaciones desde atar zapatos hasta lavarse los dientes.
  1. Indicaciones visuales: Otros niños pueden beneficiarse de señales visuales. Ser capaz de señalar a un gráfico con dibujos sobre qué esperar de una transición particular o los pasos involucrados puede ayudar a algunas personas inmensamente. Estos son comunes en las aulas de grado inferior, pero podrían adaptarse fácilmente en casa.
  1. Obtener su atención: Para los niños con TDAH en particular, dice Matthew Rouse, un psicólogo clínico en el Centro de Trastornos de Comportamiento Disruptivo en el Child Mind Institute, es importante hacer una conexión para asegurarte de que tienes su atención y que la información está siendo captada. Esto podría significar contacto visual, sentarse junto al pequeño, una mano en su hombro, o pedirle que repita lo que has dicho. Simplemente gritándoles desde el otro lado de la habitación y asumiendo que te ha entendido no funcionará y solo dará lugar a la frustración en ambos lados.
  1. Usar recompensas: Rouse señala que las recompensas pueden ser una herramienta eficaz para todo tipo de niños. Estos pueden ser cosas como stickers, dulces, o un sistema de puntos que conduce a recompensas tangibles. Las escuelas y los padres por igual pueden implementar sistemas de recompensa, y una vez que el niño adquiera el hábito de la transición sin problemas podrían llegar a eliminarlo.
  1. Implementar las consecuencias apropiadas: Si una transición no va bien, el Dr. David Anderson , director senior del Centro de Trastornos del Comportamiento y TDAH en el Child Mind Institute, recomienda prestar menos atención a ello en lugar de escalar la situación.

“Ignórelo mientras por lo menos estén haciendo un esfuerzo para hacer la transición o aproximarse a la transición”, dice. “Si realmente se están portando mal, entonces use una consecuencia apropiada para ese comportamiento que hace que el niño entienda que el comportamiento está fuera de los límites”.

  1. Elogiar la buena transición: Por último, el Dr. Rouse insta a los padres a reconocer cuando las cosas van bien. “A pesar de todas las veces que ha ido mal”, dice, “probablemente ha habido muchas más veces cuando ha ido bien. No pierda esas oportunidades de ser realmente entusiasta y decir que esto fue tan genial, que fue tan fácil, me gustó mucho la forma en que entregó el iPad de inmediato y comenzó a cepillarse los dientes, y ahora tenemos más tiempo para leer”.

Sé específico en tus elogios, y dale seguimiento con una recompensa cuando sea apropiado. Con el apoyo adecuado, los niños pueden aprender a cambiar de actividad sin argumentar y sin berrinches.

Puedes ampliar esta información dando clic en: www.childmind.org/es/articulo/como-podemos-ayudar-los-ninos-con-las-transiciones/#:~:text=Al%20ayudar%20a%20los%20ni%C3%B1os,realice%20bien%20una%20transici%C3%B3n%2C%20felic%C3%ADtelo.  

Por otro lado, Colorado Early Learning & Development Guidelines nos comparte estrategias para ayudar a nuestros hijos en la transición de ingresar al jardín.

Para finalizar, te compartimos 5 cuentos para el inicio de la guardería o colegio, publicada por Club Peques Lectores:

  1.  “Nacho va al colegio”, Liesbet Slegers, ed. Edelvives (+1 año).
  1. “¡Hasta la tarde!”, Jeanne Ashbé, ed. Corimbo (+2 años).
  1. “Un día en el cole”, VVAA, ed. Bruño (+2-3 años).
  1. “La escuela desplegable”, Lucie Brunellière, ed. Patio (+2 años).
  1. “Rita comienza al colegio”, MIke Byrne, ed. Combel (+3 años).

Para ver la lista de 18 cuentos ingresa a: www.clubpequeslectores.com/2017/09/cuentos-infantiles-inicio-colegio-guarderia.html

Especial para Los Mejores Jardines
Por: Andrea Carolina Pedroza
Equipo de redacción de Los Mejores Jardines

COPYRIGHT ©2021 www.losmejoresjardines.com ・ [email protected]
Carrera 7 No. 156 - 10 Oficina 1707 ・
CONTACTO COMERCIAL: (+57) 300 566 2412・
ADMINISTRACIÓN Y CARTERA: (+57) 318 381 8314 ・Bogotá D.C, Colombia

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y Condiciones de LOS MEJORES JARDINES DE COLOMBIA. Esta página de internet y su contenido son propiedad de CIPRÉS MERCADEO EDUCATIVO. Está prohibida su reproducción total o parcial, su traducción, inclusión, transmisión, almacenamiento o acceso a través de medios analógicos, digitales o de cualquier otro sistema o tecnología creada o por crearse, sin autorización previa y escrita. No se puede utilizar este contenido para fines comerciales.No se puede alterar, transformar o generar otro contenido derivado a partir de esta página.

Abrir chat
¡Hola! te estás comunicando con Ciprés Mercadeo Educativo, ¿en qué podemos ayudarte?